Qué nos diferencia

Qué nos diferencia

 

El Derecho Humano es una orden iniciática que preconiza un funcionamiento democrático, respeta la tradición masónica y trabaja al progreso de la humanidad. Nuestros fundadores, cuando definieron la especificidad del Derecho Humano frente a otras obediencias, tenían ciertamente conciencia de haber establecido una estructura “revolucionaria”. Hace más de cien años la mixidad, el internacionalismo y la continuidad iniciática del grado 1 al 33, constituían, cada uno de ellos, una conmoción en sí mismos.

En los albores del siglo XXI, estos tres ejes tienen todavía un carácter prospectivo. Separadamente, estos tres elementos son admisibles en cualquier sociedad desarrollada, pero la asociación de los tres parámetros constituye una mezcla que tras más de cien años sigue siendo novedosa para la Masonería.

En el plano organizativo, la Orden Masónica Mixta Internacional “El Derecho Humano” está constituida por Federaciones, Jurisdicciones y Logias pioneras. Dependiendo del desarrollo que tenga la Orden en cada territorio va pasando primero por Logia Pionera, bajo la tutela de Supremo Consejo radicado en el Zenit de París, para terminar siendo Federación, con total independencia en su gestión interna.

«Artículo 5 – Composición de la Orden (Constitución Internacional, 2017) La Orden está organizada en federaciones, jurisdicciones y logias pioneras en cuyo seno los francmasones que han prestado juramento a la Constitución internacional de LE DROIT HUMAIN se reúnen en talleres de todo grado habiendo recibido la carta constitutiva del Supremo Consejo de la Orden.«

Las federaciones nacen para gestionar administrativa e iniciáticamente las logias de todos los grados que la constituyen. Estas nacen de un grupo de miembros de El Derecho Humano que quieren trabajar bajo los auspicios de la Orden. Los miembros de El Derecho Humano formamos parte de logias, a veces varias, pero nuestra filiación iniciática es a la Orden y la administrativa a la Federación. Nuestro compromiso masónico se enmarca en el cumplimiento de la Constitución Internacional y los Reglamentos que establecen el funcionamiento de las Logias en cada Federación.

Sin embargo, hay que hacer aquí una importante aclaración, ya que “ser Federación” es un estatus dentro de nuestra Orden, y viene establecido en la Constitución Internacional. En España, el Derecho Humano es una única Asociación, constituida al amparo de la Ley de Asociaciones de 2002, y cuyos últimos Estatutos registrados en el Ministerio del Interior datan del año 2004. En éstos las Logias figuran como Delegaciones y los miembros serían socios de El Derecho Humano. Al trasladar los imperativos de la Convención Internacional al Derecho español, y por tanto a los Estatutos, éstos recogen las formas de representación en las Asambleas a través de la figura de los “compromisarios”, que serían los Diputados que cada Logia elige anualmente para ser representada.

Otros aspectos de nuestro funcionamiento interno se regulan en los Reglamentos Generales.

Finalmente podemos decir con orgullo somos parte de una Orden establecida en más de 60 paises, pluriritual en logia azul y con un único Supremo Consejo del grado 33º del REAA, que une la  diversidad del Mundo con un lazo iniciático a través de sus Federaciones, Jurisdicciones y Logias Pioneras, por muy diferentes que sean sus culturas.

Existen tres rasgos de vanguardia que distinguen a nuestra orden “Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain siendo la Primera Orden en el mundo que legaliza la pertenencia de la mujer a Francmasonería en el siglo XIX.

 

  • La mixidad en la Logia, es la traducción concreta de la igualdad de derechos y obligaciones entre la mujer y el hombre. Ambos acceden a las mismas tareas y a las mismas responsabilidades, de todo tipo y en todos los niveles, sin discriminación.
  • La Logia cuenta con más de 32.000 miembros repartidos en más de 60 países de los 5 continentes y en 23 Federaciones, 7Jurisdicciones y 41 Logias Pioneras, es decir la Orden está presente tanto en Europa, desde el Atlántico hasta el Ural, como en Asia, Australia, África y por supuesto todo el continente americano, desde Canadá hasta Chile. Pero la internacionalidad no es solo geográfica, también es una vivencia fraternal que se palpa en cada Coloquio continental, los Conventos Internacionales y que se transforma en un lazo invisible de hermandad y amor.
  • Finalmente, el tercer rasgo que nos diferencia consiste en la continuidad iniciática.  Históricamente el Rito E:. A:.y A:. se estructuró, a lo largo de los siglos XVIII y XIX, sobre la base de lo heredado de las Corporaciones de Masones Operativos, es decir, sobre los 3 primeros grados simbólicos.

 

Posteriormente se fueron agregando los grados 4 al 33, como una complementación operativa necesaria, para asegurarse que los contenidos expresados en los 3 primeros grados simbólicos se concretasen en el camino iniciático de todo masón, y hoy lo entendemos como un solo y único sistema francmasónico de desarrollo, del 1 al 33, que permite a hombres y mujeres iniciados en nuestra Orden, alcanzar tal objetivo.