La Federación Española de El Derecho Humano apoya el comunicado de la “Comisión Europa” de la Federación Francesa de 1 de diciembre de 2021 y manifiesta su preocupación por el retroceso en la construcción de una Europa unida, libre y democrática fundada en los valores humanistas que propiciaron el proyecto de la UE.

Comunicado de la Comisión Europa de la Federación Francesa de la OMMI Droit Humain, 1 de diciembre de 2021

El principio de la primacía del Derecho comunitario, en sus ámbitos de competencia, aunque aceptado por todos los Estados miembros, está siendo cuestionado por un número creciente de ellos. Los intentos de desestabilización internos y externos hacen tambalear la unidad europea.

Resurgen los llamamientos a “recuperar” más soberanía nacional.  El ataque a los valores europeos se está generalizando, sin tener en cuenta los derechos fundamentales.

El Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales (CEDH) es el instrumento básico al que se han adherido todos los Estados miembros. La adhesión a la UE está prevista en el artículo 6 del Tratado de la Unión; las negociaciones con el Consejo de Europa llevan más de diez años…

Paralelamente, se elaboró la Carta de los Derechos Fundamentales, que establece en su preámbulo quela Unión se fundamenta en los valores indivisibles y universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad; se basa en el principio de la democracia y del Estado de Derecho”. Sitúa al individuo en el centro de su acción al establecer la ciudadanía de la Unión y al crear el principio de libertad, seguridad y justicia.”

Cabe señalar que esta Carta sólo es vinculante para 25 de los Estados miembros. De hecho, Polonia, la República Checa (y el Reino Unido, entonces todavía miembro de la Unión) han negociado una excepción respecto a su aplicación. Por lo tanto, no están obligados por la Carta, lo que dice mucho de sus intenciones. Sin embargo, la protección de los valores está consagrada en el Tratado de Lisboa sobre la Unión Europea.

Aunque el derecho europeo prevalece sobre el nacional, el alcance del primero es mucho más limitado que el segundo, lo que descarta la idea de omnipotencia de la legislación de la UE. Invertir este principio conduciría a un debilitamiento de la unidad europea y, en última instancia, a la “renacionalización”.

Una de las principales razones aducidas es la de recuperar la “soberanía nacional”. Aunque los Estados deben respetar las normas de la UE allí donde existan, conservan un considerable margen de maniobra en muchos ámbitos, en contra de la creencia popular.

Por otro lado, la “soberanía europea”, en el sentido de independencia en relación con otras grandes potencias, es la única manera de hacer frente a los desafíos globales, tanto geopolíticos como económicos (recordemos que Europa es una gran potencia económica mundial).

La UE ha demostrado su eficacia cuando está unida. La adopción del Plan de Recuperación, que contó con el apoyo unánime de los Estados miembros de la UE, y la gestión de la crisis sanitaria, que finalmente fue bastante exitosa, así lo atestiguan.

Debilitar la “soberanía europea” en favor de una soberanía “recuperada” de los Estados es abrir el camino a todos aquellos cuyo objetivo es “dividir para gobernar”. Y hay muchos de ellos, por diversas razones, ya sea a las puertas de Europa (Rusia, Turquía) o más lejos (China e incluso Estados Unidos).

Todos estos argumentos apuntan al riesgo de ruptura.

Frente a los peligros que amenazan hoy esta unidad, frente a la deriva autoritaria de ciertos Estados dentro de la propia Europa, frente a la regresión de los derechos de las mujeres y de las personas pertenecientes a minorías, los francmasones de la Comisión Europa, de la Federación Francesa de la Orden Masónica Mixta Internacional  Le DROIT HUMAIN, se apegan a los valores sobre los que se fundó la Unión Europea: el respeto de la dignidad humana, la libertad, la igualdad, la laicidad, el Estado de Derecho, así como el respeto de los derechos humanos, exigen el respeto de estos valores inscritos en el artículo 2 del Tratado de la Unión Europea.

Sin la aplicación de un Derecho europeo, acordado por todos los Estados miembros, no habrá más Europa.

Fuentes:

Fichas técnicas sobre la Unión Europea – 2021

Todo sobre el sitio web de la UE 

Página web de la Federación Francesa de EL DERECHO HUMANO